jueves, 11 de diciembre de 2008

felicidades esporádicas

y si, es que ver a cucurto en vivo y en directo, con sus altas llantas y su campera adidas, su remera de personaje mezcla de evita y rodolfo walsh, creo que es amor. sin contar que de repente te das cuenta de que es seseoso, y ah! leyendo a juana bignozzi, rodeado de personas elitistas que consideran a la poesía como un refugio para entendidxs. y entre esa gente de alcurnia, la Osa, sofi, yo, y todo lo demás. panamá sin yankis, eso quería. y ni hablar de el paraguayo ebrio y celoso de la hermana. eso es alegría. barata, claro. no todxs podemos pagar millonadas para poder leer. y por eso, eloísa cartonera, vaya opción. creo que LA ARGENTINA debería comprar ahí.
entonces, una noche de librerías a la que nunca había asistido, con sillones en la calle, personas y personajes, freaks sobreactuados y mucho disfraz de alternatividad. si, claro, como un bafici pero callejero. aunque, al no haber entradas, quienes no usamos anteojos extravagantes ni estudiamos letras también estamos invitadxs a la fiesta, fiesta callejera, fiesta de letras impresas y sanguches en el piso, fiesta de cartones pintados con amor y por trabajo, fiesta-

así si que vale la pena festejar. siempre que una esté acompañada por una gran amiga, de paso.

1 comentario:

Martita dijo...

quiero un resumen del libro, me siento curiosa por saber que dice, Panamá sin yankees, muy utópico! aunque se largaron aún nos quedan restos de ellos, aún hay gente que añora y dice "estábamos mejor cuando los gringos estaban acá", viejas de mierda!
que nos dejaron los gringos? mierda para reconstruir y tener que invertir ahora en ellos para que vengan a "retirarse", malditos!
ayyyyy! q enojo!
besos So