lunes, 6 de diciembre de 2010

251

que las palabras nos invadan
que nos apropien
que nos habiten
a vos
a mí


que las palabras nos comprendan
sin ahogarnos


que un devenir-poesía
nos recorra


(a vos)
(y a mí)
···

5 comentarios:

el cerdo sin cerda dijo...

Lo que me gusta de tus poemas es que, mientras el mundo reclama silencio, los tuyos gritan para que todos griten. Tiene tal sencilles y a la vez tal fuerza que logra llegar.

Luciana Carrie dijo...

No sé por qué será, pero cuando estoy sin sueño, me gusta entrar a éste blog y leer las maravillas que escribis. Un abrazo

Pez Susurro dijo...

que lo hagan, por favor...

(besos, Sofy)

Maruh dijo...

Hermosísimo.

Babs · dijo...

cerdo...que lindo leer eso que dice usted, che. me da miedo el silencio. lo otro, bueno, intensidad que a veces me atraviesa por demás ... me alegro que llegue, de la manera que sea.

luciana c., gracias! nada mejor que poder arremeter-insomnios. aunque sea para intensificar! un abrazo.

pez, lo mismo digo..

maruh, tanto tiempo! gracias. bienvenida, siempre.