martes, 16 de junio de 2009

Trees

Pienso en las hojas que se caen de los árboles.

Las marrones que hacen ruidito cuando las pisás.

Creo que puedo ser un poco feliz

Si solamente saliera más seguido a correrlas.

Pero me encierro

Y me ahogo

Y me duermo en nada,

Asfixiada,

Pensando en eso que no es.

En eso que quiero, en la motivación que se me escapa.

Sabés,

Siempre quisiera encontrarte.

Tal vez me salvarías.

O me salvaría sola,

Ayudada por vos.

Aunque ni sepa quién seas.

·
·

4 comentarios:

MR dijo...

y bueno ya sabrás quien es, a lo mejor y la encuentras un día saltando en hojas marrones haciendo ruiditos que te saquen una sonrisa...! sal a ver el mundo y a que el mundo se deleite con tu presencia!
te RE quiero!

p.s: la palabra de verificacion es bessuqin...asi q t mando un bessuqin!

Anónimo dijo...

Qué lindo Princesita, me encantan las ojas de otoño y ver cómo se vuelan al sol en los surcos de las calles. Sumergirme en ellas y jugar con la brisa que las desordena. Qué bonito y qué sencillo!, no?

Anónimo dijo...

Hojas de otoño, debí decir. Perdón, Princesa, perdón.

xoana velez dijo...

wuuauu... me gusta lo que haces! este es el tipo de poesía que leo contenta, porque suena fresca y sincera