jueves, 4 de junio de 2009

Fears

Su único trabajo consiste en ocuparse de su angustia.

Ella no sabe de otra cosa. No sabe de magia, ni de gnomos, ni acuarelas. Solo siente. Y su profundidad la sofoca.

Todos los días, antes de dormir, exige explicaciones a las fuerzas superiores que la guían. Nunca obtiene respuesta.

-¿Será que estamos destinados a la soledad eterna?-, se pregunta.

Sus palabras rondan la música de la vida. Pero no lo sabe. Ella ignora todo lo referente a la belleza. Sangre, tristeza, miedo. De eso sí que puede hablar.

Sus temores, sus terrores. De nada sirve evocarlos si no los podemos cambiar. Ella le teme a los golpes que esa cosa llamada vida suele dar. Y prefiere resguardarse.

Aunque su silencio se haga eterno.

Aunque desaparezca en la oscuridad.

·
·

3 comentarios:

Anónimo dijo...

No será que ella no sabe escuchar? Tanto la música, como la poesía llenan de magia el alma, aun las mas aturdidas y oscuras.
Qué es este instante de la vida en la eternidad? Un suspiro nada más.
El temor y la consciencia de que existe, nos demuestra que estamos vivos. Nuestra obligación es hacer cada día, que valga la pena.

Ivanna dijo...

abrazo

Misma Mismidad dijo...

Que no sabe de musica? la musica de este blog me fascina!!! ya te lo dije pero te lo digo de nuevo.
Me gusta lo que dice anonimo, me pareceria escuchar a alguien que conozco con ese comentario, Adhiero.